Entrevista al Dr. Cortés en Hola.com

Publicada en HOLA.COM el 18 de octubre de 2014 con motivo del Día Mundial del Cáncer de Mama.

Lo primero de todo, y de cara al Día Mundial del Cáncer de Mama, ¿qué mensaje les transmitiría a las mujeres que se enfrentan en estos momentos a la enfermedad? ¿Hay hueco para la esperanza?

El cáncer de mama es una enfermedad curable. Tres de cada 4 pacientes diagnosticadas se curan. Pero además, para aquellas pacientes que presentan enfermedad metastásica, es decir, que se ha extendido, cada vez tenemos más y mejores tratamientos, lo que implica que cada vez las pacientes viven más y mejor. Y empezamos a ver a un grupo de ellas que no fallecen por esta enfermedad.

Es importantísimo acudir a centros especializados en esta patología y en la medida de lo posible ser atendidos por oncólogos especialistas en cáncer de mama.

¿Cómo se realiza el diagnóstico de cáncer de mama?

El cáncer de mama suele ser asintomático y muchas veces se diagnostica con las pruebas de diagnóstico precoz, especialmente la mamografía. No obstante, en ocasiones, las pacientes pueden notarse un “bulto”, una retracción del pezón o secreción por el mismo, etc.

¿Cuáles son los principales avances que se han producido en la lucha contra la enfermedad en los últimos años? ¿Hacia dónde está yendo la investigación?

Ha habido muchos avances en los últimos años. Con el conocimiento de la biología molecular, podemos individualizar mucho más el tratamiento. En este sentido y como ejemplo de los últimos adelantos, hay un tipo de cáncer de mama que se conoce como HER2+ (porque tiene esta proteína (HER2) en abundancia). Este tipo de cáncer era hace unos 10 años el de peor pronóstico. Hoy en día y, gracias a los nuevos fármacos disponible, es probablemente el tumor de mejor pronóstico. Sin embargo, todavía nos queda mucho por hacer. En un futuro cercano, la inmunoterapia y más fármacos específicos contra dianas moleculares concretas pasarán a ser habituales en los hospitales.

¿Cuál es el porcentaje de curación en la actualidad del cáncer de mama?

Aproximadamente un 75% de todas las pacientes diagnosticadas de cáncer de mama se curan.

¿A qué edad deberían comenzar las mujeres a hacerse las pruebas de cribado para prevenir la enfermedad?

Aunque no está claro, al menos a partir de los 50 años, todas las mujeres deberían realizarse una mamografía anual o bianual. En caso de antecedentes en la familia, esto ha de individualizarse para cada caso.

¿Es la detección precoz nuestra mejor arma en la lucha contra el cáncer?

Probablemente sí. No obstante, es importante señalar que no todos los tumores pueden diagnosticarse en un control de diagnóstico precoz. Por ese motivo, si una paciente se nota cualquiera alteración en el pecho, ha de acudir a su médico de referencia para su valoración, independientemente de que se haya realizado o no pruebas con anterioridad.

Cuando hablamos de cáncer de mama nos encontramos con aspectos que antes desconocíamos. Por ejemplo, ¿qué es el ganglio centinela? ¿Qué es un linfedema?

El ganglio centinela (o ganglios centinelas) son aquellos ganglios, generalmente de la axila, a los que la mama está drenando primero. Es decir, los primeros ganglios que pueden afectarse en caso de cáncer de mama. Por eso, hoy en día, suele recomendarse esta técnica para que, en caso de no estar afectos, poder evitar realizar el clásico vaciamiento axilar. El linfedema es la inflamación del brazo (en el caso del cáncer de mama), generalmente como consecuencia del vaciamiento axilar.

Una vez diagnosticada la enfermedad, ¿cuál es la forma de abordarlo? ¿Es siempre recomendable la mastectomía?

El tratamiento del cáncer de mama depende de muchos factores. En primer lugar de lo avanzado que esté el tumor, del tamaño de la mama y del tipo de cáncer de mama. Cada vez se hace más tratamiento neoadyuvante, es decir, aquel que se realiza previo a la cirugía. Con esto, hemos conseguido reducir en gran medida la mastectomía. En torno al 70% de las cirugías consisten en cirugías conservadoras, sin necesidad de quitar el pecho de la paciente.

Cuando una paciente recibe el diagnóstico, y acude a su consulta, ¿cuáles son sus principales dudas e inquietudes?

La palabra cáncer asusta. La traducimos de manera inconsciente en “¿cuánto me queda de vida?”. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. En general, el cáncer de mama se cura. Y creo que este mensaje ha de transmitirse con contundencia, pero también con realismo. Las pacientes se enfrentan a la incertidumbre de lo desconocido, a la mala “prensa” de los tratamientos y todo ello se traduce en ansiedad y mucha preocupación. No sólo preocupa el cáncer en sí mismo, sino también la secuelas físicas de los tratamientos; y de manera muy particular, la caída del pelo. La primera consulta es importante; es donde hemos de romper los mitos y explicar la realidad.

¿Qué es la terapia personalizada? ¿se puede utilizar en todos los casos?

De manera resumida, significa “dar a cada paciente lo que necesita”, de tal manera que podemos aumentar la eficacia y disminuir los efectos tóxicos en los pacientes con menos probabilidades de éxito. Aunque comienza a ser una realidad, especialmente para los tratamientos antihormonales o antiHER2, todavía nos queda muchísimo por hacer. Se dice que no hay enfermedades, si no enfermos; y esto es particularmente significativo al tratar pacientes con cáncer de mama.

No siempre tenemos en cuenta la vertiente psicológica de la enfermedad y es, no hay duda, uno de los ejes en los que se debería incidir, ¿no cree?

Efectivamente; por eso creemos que el apoyo de psico-oncólogos en la consulta es de gran ayuda. Nosotros en el hospital lo tenemos clarísimo. No obstante, la atención cuidadosa a estas pacientes por parte del oncólogo puede ayudar muchísimo. Desgraciadamente, las consultas de los hospitales públicos están masificadas y esto impide en ocasiones en dedicar el tiempo que los pacientes necesitan.

¿Cuándo se puede plantear una reconstrucción de mama?

Depende. La reconstrucción de mama se puede hacer en casi todas las pacientes. Sin embargo el momento dependerá de muchísimos factores. No obstante, cuando se pueda, la reconstrucción inmediata debería de considerarse la mejor alternativa; es decir, la paciente entra al quirófano y sale con la mama reconstruida.

¿Cuál es su opinión sobre la mastectomía preventiva a la que se ha sometido recientemente Angelina Jolie?

Angelina Jolie tenía una mutación en un gen, lo que le conllevaba un riesgo de cáncer de mama de casi el 90%. Ante, esto, hay varias alternativas, como una vigilancia muy estrecha. No obstante y, a pesar de que es una decisión delicada y compleja, yo también la hubiera recomendado.

¿Tiene el cáncer de mama un componente hereditario?

Sin duda. No obstante, tan sólo el 5-7% de los cánceres de mama se consideran hereditarios. Los más importantes se deben a una alteración en uno de los genes BRCA1 ó BRCA2. En este caso, se han de seguir una serie de recomendaciones, puesto que las posibilidades de desarrollar cáncer pueden llegar a ser hasta del 90%.

¿Se puede prevenir el cáncer de mama? ¿Qué hábitos saludables pueden influir en la prevención de este tipo de cáncer?

Aunque no se sabe con certeza las causa del cáncer de mama (excepto en este pequeño porcentaje de pacientes con alteraciones genéticas) , hay una serie de factores que pueden aumentar le riesgo de cáncer de mama. Sin entrar en detalles, creo que lo más importante es discutir estos riesgos con un ginecólogo. En estos casos, se puede valorar el tratamiento con algunos fármacos como el tamoxifeno, el raloxifeno o el exemestano, puesto que han demostrado reducir las posibilidades de tener cáncer de mama. Estos fármacos tienen efectos adversos y los “pros” y “contras” han de ser discutidos cuidadosamente.

Dicho esto, una buena dieta mediterránea y ejercicio físico, no fumar y beber alcohol con moderación son algunas de las cosas que podemos hacer.

¿Y después del cáncer, qué? ¿Cómo debe abordar su ‘nueva vida’ la mujer que ha vencido un cáncer de mama?

Este es un aspecto muy importante. Desde hacer unos años, las principales sociedades de oncología han constituido grupos de trabajo para los llamados “supervivientes del cáncer”. Cada día hay más y más mujeres (y hombres) que se han curado de un cáncer (y de manera muy significativa de un cáncer de mama). En muchas ocasiones, el fin de los tratamientos conlleva un sentimiento de desamparo que hay que vigilar. Además, algunos tratamientos pueden llevar afectos secundarios tardíos, que también hay que controlar. Y por último, el miedo a que el cáncer pueda volver a aparecer se haya presente en muchas pacientes, por lo que un seguimiento apropiado y un buen acompañamiento han de ser fundamentales en el manejo de estas pacientes.

http://www.hola.com/salud/2014101874357/dia-muncial-cancer-de-mama/